23 de agosto: La Santa Misa Transmitida

En el Evangelio de este domingo, vamos a ver como San Pedro hace una declaración breve, pero profunda sobre Jesús: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.” Es una respuesta bastante más completa que la que dieron en la barca, después de la tempestad. Y esa declaración de fe será el cimiento, la piedra, sobre la que Jesús levantará su Iglesia. Pero hay que decir que, a pesar de la bienaventuranza de Jesús dirigida a San Pedro, su confesión necesita ser purificada. Su concepto de “Mesías” habrá de modificarse mucho a partir de la experiencia Pascual (el fracaso, el rechazo, la Cruz y la Resurrección), dejando a un lado muchas connotaciones y expectativas que no coinciden con el proyecto de Jesús. De ahí que les mande silencio (por ahora) sobre ese título.

¿Quién es Jesús para nosotros? Es la pregunta que Jesús hoy nos ha lanzado a cada uno. El Evangelio es palabra viva, que nos compromete y nos invita a tomarnos en serio nuestra fe, a reflexionar, y a testimoniar; es verdad que vamos contracorriente, que nos cuesta dar razón de nuestra fe en los tiempos que nos toca vivir. Que asumamos la invitación y hagamos presente el amor de Dios.

Hemos tenido que cancelar a nuestra Misa hoy, el 23, a causa del virus. Nuestros vecinos en la parroquia de Santo Redentor nos han invitado a celebrar la Misa con ellos el domingo a las 12pm:

https://churchholyredeemerpdx.squarespace.com/

https://www.facebook.com/HolyRedeemerPortland/

También, la parroquia de La Ascensión nos ha invitado a celebrarla con ellos a las 11am (bilingüe) y a la 1pm en Español:

https://youtu.be/shrbQgVnXIY

https://youtu.be/Y1DfaYz47Po

Nuestra Misa en Ingles está disponible también:

https://www.holycrosspdx.org/holy-cross-church/holy-cross-mass-misa-live-stream-click-here-5/

Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado, pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración: “Creo Señor mío que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo ardientemente recibirte dentro de mi alma; pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. Y como si te hubiese recibido, me abrazo y me uno todo a Ti; Oh Señor, no permitas que me separe de Ti, ni de Tu pueblo. Amén.”

footer-logo
Translate »